miércoles, 5 de agosto de 2009

mi boca
es un animal somnoliento
casi inútil
que duerme en mi lengua

sus palabras
comulgan
sobre una terrible
lucidez

y para evitar la ceguera
o el silencio impreciso
abre la puerta
a su soledad

2 comentarios:

Noemí dijo...

lo terrible de la palabra certera es cuando se entumece en la lengua...

Verónica Cento dijo...

Ni lo diga, Noemí, ni lo mencione. Gracias por su palabra. Besos!