lunes, 24 de agosto de 2009

Hurgando borradores

Tengo una sequía que para qué contarla. Mejor hago silencio. Estoy segura que la palabra comenzará a oírse como un gran tambor dentro del cuerpo. Cuando quiera hablar, no resistirá la tentación al murmullo. Entonces yo tendré otra razón para enfrentarme una vez más con el simple y llano papel en blanco. Total el masoquismo ya forma parte de mi personalidad.

1 comentario:

Jasy Ra'y dijo...

repercuten las palabras en el silencio... antes de quebrar la garganta!