y el relámpago dulce de lo imposible
ese que entra en la profundidad desolada
y enciende la mecha
derrama
explora
sediento
la piel insomne
¿existe?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miedo de la liberación, de Clarice Lispector.

Algo de Julio Ramón Ribeyro