mirarme al espejo
y aterrada
confesar la rareza en los ojos
descubrir el síntoma del labio roto
de la lengua muda
y de la mano temblando
mirarme y reconocer la insensatez
el ridículo
el miedo
la desvergüenza
burlarme de mi propio espejo
y reírme
atrevida


Comentarios

Entradas populares de este blog

Miedo de la liberación, de Clarice Lispector.

Algo de Julio Ramón Ribeyro