Boquiabiertos
sin nada más que decirnos
caminábamos en grande

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miedo de la liberación, de Clarice Lispector.

Algo de Julio Ramón Ribeyro