domingo, 19 de septiembre de 2010

ronca el hambre
certero
obsceno
preciso
alza el rostro
incendiario
reposa su lengua
en lo húmedo
y ronca el cuerpo
a solas
conmigo

4 comentarios:

Javier F. Noya dijo...

Me ha provocado sensaciones que aumentan los latidos, como palpitaciones que no se guardan en un vago recuerdo, sino en un presente ígneo. Muy bello.
(PD: respecto del comentario del post anterior, recuero vagamente que vi una película protagonizada por Raúl Juliá -el gay- y William Hurt -el militante-. Creo que el director era Héctor Babenco). Besos.

Verónica Cento dijo...

Sí, Javi, ésa es. Una magnífica película.
Gracias, un abrazo.

romina dijo...

qué bueno que lo subiste, vero. es mi subrayado de la serie del cuerpo

abrazo enorme,

Verónica Cento dijo...

Romi, lo tenía en suspenso al poema, no entiendo cómo se coló en el margen del blog. Gracias por el subrayado, nena. Besotes.