sábado, 4 de septiembre de 2010

este cuerpo
con los años
se ha vuelto roca
si alguien se atreviese
y pusiese su oído en la hendidura
escucharía un caballo salvaje
correr despavorido
si tocara esta piel
o arañase su lado ácido y avispado
este cuerpo
se vengaría

4 comentarios:

Laly dijo...

Contundentes palabras.

Saludos!

LaLy

Javier F. Noya dijo...

El tiempo macera el material de nuestros escudos y los tormentos pasados son las armas de nuestra ofensiva futura. Ferocidad agazapada la de tus versos, un miedo que ya no pretende ser sólo víctima. Hay fuerza en esos versos, me gustan. Besos.

Verónica Cento dijo...

Gracias Laly, saludos.

l. dijo...

muy bué