decir basta a la flojera
a este cuerpo dormido
tirado en el colchón
húmedo hogar diurno
donde los órganos no son más
que carne añeja
poco activa
y descorazonada
decir basta
a este ritmo lento de las manos
que escriben poco
y sólo saben de mediocridades
decir basta
a la boca amordazada por el miedo
y por fin alzar el grito

Verónica Cento

Comentarios

Pablo Hernández M. ha dicho que…
decir que es necesario ser una piedra con alas

saludos
Verónica Cento ha dicho que…
Gracias, Pablo y Cianuro.


Un beso!
Enza García ha dicho que…
Este poema es un compañero para estar en silencio frente a él.

Entradas populares de este blog

Fragmentos de la crónica "Baños de mar" de Clarice Lispector

Poemas de Patricia Guzmán

"Es injusto" de María Auxiliadora Álvarez