miércoles, 21 de julio de 2010

Otro fragmento de Clarice.

"Se puede pensar rápidamente en el día que pasó. O en los amigos que pasaron y para siempre se perdieron, pero es inútil huir: el silencio está ahí. Aún el sufrimiento peor, el de la amistad perdida, es sólo fuga. Pues si al principio el silencio parece aguardar una respuesta -cómo ardemos por ser llamados a responder-, pronto se descubre que de ti nada exige, quizás tan sólo tu silencio. Cuántas horas se pierden en la oscuridad suponiendo que el silencio te juzga, como esperamos en vano ser juzgados por Dios. Surgen las justificaciones, trágicas justificaciones forzadas, humildes disculpas hasta la indignidad. Tan suave es para el ser humano mostrar al fin su indignidad y ser perdonado con la justificación de que es un ser humano humillado de nacimiento. Hasta que se descubre que él ni siquiera quiere su indignidad. Él es el silencio”

Fragmentos de "Silencio"
Clarice Lispector.

7 comentarios:

Javier F. Noya dijo...

Fuga y silencio. Fugacidad del tiempo que inexorable pasa y tal vez no deje ni un reproche, y ni siquiera nos deje. Uf, se puede seguir indefinidamente. Bello fragmento has traído, estimula. Saludos.

romina dijo...

Vero, es increíble. ¿Es tuyo?
"Cuántas horas se pierden en la oscuridad suponiendo que el silencio te juzga, como esperamos en vano ser juzgados por Dios". Me mata.
Un abrazo enorme

Luciano Arrabal dijo...

Hola Verónica. Bonito texto. Te consulto que es "Silencio" es decir el texto del cual proviene. Es un texto largo? Es un texto que estas elaborando, Es un texto ya publicado?. Son preguntas de puro curioso. Si la respuesta es la última querria saber donde se consigue.
Me quede pensando la marcada diferencia que haces entre "el silencio" (Como el silencio general, el silencio absoluto, el silencio en abstracto) y ese otro silencio, adjudicado a un "tu" (una especie de silencio figurativo). Me gusta la idea poética de que hay dos silencios en uno solo. Y que uno de ellos espera al otro. Ese silencio (general abstracto) se me aparece (me lo imagino) como un fondo, donde la figura que sobresale es ese silencio que espera (el del personaje). Que paradoja, cuando al silencio le responden con silencio, hay un cuadro vacío, una nada ¿Será eso lo que que queda del día que pasó?. Me imagino un cuadro de Munch. Vaya uno a saber porque.
Gracias por publicar tus fantasticas cosas Verónica.
Saludos
L.

Verónica Cento dijo...

Gente, no es algo mío, es de la amada Clarice Lispector, ojalá llegase a escribir como ella...me podría dar como satisfecha el resto de mi vida...

Este es un fragmento de cuento de Clarice. A quien esté interesado que me paso su correo y se lo envío por mail. Tengo el libro en pdf.

Besos a los tres!

Luciano Arrabal dijo...

ahh. Lograste confundirme. Bueno en todo caso si no es mucha molestia y puedes, te agradecerìa que me envies el texto en PDF a lgalizia@gmail.com

Gracias!!!

Pablo Hernández M. dijo...

el silencio es, a veces, el ruido más confuso... a veces, el más claro

saludos... creo que buscaré algo de ella para leer, cuando termine lo que tengo ahora

romina dijo...

vero, lo empecé a leer y es tan genial como esperaba, no me dan las manos para decirte gracias. es perfecto y terrible.

abrazo enorme, enorme