viernes, 9 de julio de 2010





moldear la palabra
con la misma elasticidad
con que el cuerpo
extiende sus brazos
para comprobar
que el otro es verdadero

5 comentarios:

Javier F. Noya dijo...

Bella forma de describir la construcción de los puentes. Recuerdo aquellas primeras clases de lengua en la cual nos enseñaban justamente eso. Bella, valga la redundancia, síntesis. Besos.

Anónimo dijo...

lindo poema.
lindo cuadro.
de quien es cada cosa?
salut!

Verónica Cento dijo...

Gracias Javier, un abrazo

Anónimo:

El poema es mío y el cuadro es de Juan Soriano.

¿Lucas?

Anónimo dijo...

si!
lindo poema
cada vez q lo leo me gusta + che

salut!

Verónica Cento dijo...

Qué bueno verte, Lucas!

Un abrazo.