viernes, 18 de abril de 2008

yo sé que llorar sólo apacigua un tercio de todo el dolor
ahogado aquí, nacido acá, en este recio cuerpo
pero no dejo de aspirar
a que un día
un gran llanto precipitado
sepa traducir, comulgar y redimir
el gran laberinto que me niebla

1 comentario:

Flores de su pena dijo...

¡Hola Vero! Qué bueno que le pusiste música a tu blog. Hay personas que se incomodan, pero a mí me agrada que pongan buena música a estos sitios.
Volvemos a lo del llanto...seguro serán reivindicadas tus lágrimas. El diluvio pasará. La obnubilación no puede ser eterna.
Un abrazo.