jueves, 24 de abril de 2008

Como culebras

Dormimos como culebras

Anais Nin


nuestra piel es un fósforo ardiendo
una paz imaginaria
un holocausto de fin de siglo
corriendo por estas venas

tomamos el libro de la muerte
e imaginamos los cambios del rostro
al mirarnos en el incestuoso espejo
luego nos dormimos como culebras
para esperar que llegue la mañana
a mojarnos la piel desecha.

en su remoto agujero
el demonio más cruel nos hierve vivos
las manos se vuelven hurañas
y nos revolcamos como simios
hasta que el sol nos devuelva a nuestro origen


24 de septiembre de 2005

5 comentarios:

anónimaux dijo...

que bueno escribient

bueno y fuerte
como ud sabe
saludos!

Andrés dijo...

vero, te escribo aqui porque me gustaron más los poemas de este blog, gracias por visitar la página (estamos actualizándola regularmente, así que estás invitada a volver cuando gustes) y te dejo un abrazo cariñoso, saludos!

Verónica dijo...

Gracias Luc. Beshos

Verónica dijo...

Andrés:

Me da mucho gusto saber que por fin tengo un sitio en donde poder leerte. Espero que te animés y publiqués tus poemas. Saludos y gracias por esta visita.

Acuarela dijo...

Verónica...
Por azar he caido en tu blog y tengo sumo placer en felicitarte por tus hermosas letras.
Ha sido un honor para mi leerte, atesorar algunos en mis archivos y disfrutar de tanto talento.
Recibe un abrazo
Acuarela.