domingo, 27 de abril de 2008

Deshilvanando el silencio

tu silencio
rueda
vocalmente debajo de este cuello
se desarma para hablarte
pero cuánto le cuesta
a este chorro de luz
a este trozo de palabra muerta
a este cuerpo tan solo que cruje entre tus manos
pronunciarte

cuánto cruje el silencio entre tus dedos
cuánto de esencia contiene su mudez
cuánto de lengua acatarrada su palabra

tu silencio
se parece tanto a este cuerpo
se asemeja
al borde
que me duele como si lo fuera

4 comentarios:

Flores de su pena dijo...

Me quito el sombrero...
Sigue escribiendo, no lo dudes, los haces bien.
Lograste describir un silencio muy particular, original, oriundo de tus palabras (paradójicamente). Es la prueba de que con el lenguaje se puede construir la maravilla.
Sigo paseando por estas letras.
Un abrazo.

Federico Ruibal dijo...

Lindo tu blog en azul. Un abrazo grande, Verónica.

Te sigo leyendo.

Federico

Jota dijo...

Tango. Oirlo, sentirlo.
Letras. Lo que no se dice. Lo que se dice y se desintegra allí, porque ese es su fin. Fronteras? No lo sé.
Sabes que me encanta la temàtica del silencio y por eso este especialmente me gusta más que los que pronuncian las otras palabras.

anónimaux dijo...

el final es moi bueno
concreto diria
que sigue sonando
diria
como un acorde
extraño, diria


salud,
diria.