v

De pequeña fui tartamuda. De ahí surge mi problema con el lenguaje. De allí parece manifestarse esta inclinación hacia las palabras.


Comentarios

vestir la sombra ha dicho que…
Marosa..

realmente su sonido se envuelve

como tela de nube

ya el nombre te pertenece
Isa S.B ha dicho que…
Quizá porque la palabra nunca es tartamuda, son solo juegos de letras traviesas.
Saludos y gracias por tu visita.
anónimaux ha dicho que…
ah, mira escribiente
desde niño yo hablaba hasta por los codos, me hacian callar
y despues descubri el silencio
y ahi adentro del silencio, la palabra

se ve que la palabra anda metida en todos laos

q caos

salu!
Dédalus ha dicho que…
Pero todo eso está ya absorbido. Lo tienes perfectamente integrado y sabes que es tuyo, que te pertenece. Como la palabra que, mejor o peor dicha o escrita, ahora nos acerca...

Dos besos, Escribiente: Uno para ti y otro para la encantadora niña que fuiste... (y aún eres).
La escribiente diurna ha dicho que…
Gracias, B
Como verás mudé valijas y libros hacia este nuevo hogar. No sé por qué pero me siento más a gusto que en el otro.

Un abrazo!
La escribiente diurna ha dicho que…
Gracias por acercarte. Un fuerte abrazo.
La escribiente diurna ha dicho que…
Qué lindo eso que decís, Anonimaux.
Tus palabras me hicieron recordar otras cosas.
Quizás, en mi caso, sucedió al revés: primero conocí el silencio, y de ahí mi introspección; luego vino el torrente, las palabras vinieron como mares, y ya nunca dejaron de existir en mí.

besos!
La escribiente diurna ha dicho que…
Sí, Dedalus. Uno aprende a convivir con ciertos dolores.
Agradezco siempre haber podido la poesía; y aún mejor, agradezco que por la poesía, descubrí aspectos de mí que no conocía.

Saludos, y gracias.

Entradas populares de este blog

Fragmentos de la crónica "Baños de mar" de Clarice Lispector

Poemas de Patricia Guzmán

"Es injusto" de María Auxiliadora Álvarez