viernes, 5 de noviembre de 2010


tan desalmada
que el cuerpo
aísla la carne
del esqueleto
mientras el diente
hinca pervertido
en la intimidad
donde mis manos
se abrazan
a la cáscara
del nombre

No hay comentarios: