tan desalmada
que el cuerpo
aísla la carne
del esqueleto
mientras el diente
hinca pervertido
en la intimidad
donde mis manos
se abrazan
a la cáscara
del nombre

Comentarios

Entradas populares de este blog

Miedo de la liberación, de Clarice Lispector.

Algo de Julio Ramón Ribeyro