domingo, 8 de junio de 2008

poseo una palabra frondosa
depositada en mi vientre

una palabra que se parece a tu boca

ella ha tardado tanto en aprender a hablar
que sus palabras surgen
descorchadas y solas

ahora tendré que sembrar nuevas raíces

5 comentarios:

Natalia Molina dijo...

A crear raíces, palabras, panes, o lo que sea, pero a crear, Vero! que es otra forma de crearnos.

Mujer, no admito que digas en tu perfil que pocas veces producís cosas importantes. Es muy bello lo que escribís!!!.

Un abrazo

paula dijo...

uff... yo creo que esto que escribiste, es de las cosas importantes... también en tu escritura, a lo mejor, pero sobre todo en general: así, importante, a secas. me encantó.
un abrazo, vero

Verónica Cento dijo...

Gracias Naty.

Siempre tengo épocas desastrosas. Ésta creo que es una de ellas. Estoy teniendo una sequía instrumental importante. Mis manos no dicen más que silencios. Quizás tenga que leer entre líneas ese silencio. Allí puede estar aquella pequeña raíz.

Un abrazo

Verónica Cento dijo...

Gracias Paula.

Este poema ya tiene su tiempito, y está dentro de una serie intitulada aún. je je je...

Te mando un besote

|Andina| dijo...

Leí este poema ayer y me encantó. Conocí este movimiento de pliegues y despliegues y quedé fascinada.

tengo tu hojita <3

Quiero estar en esto, suena perfecto.

Saludos verde e infrecuentes desde Venezuela