miércoles, 18 de junio de 2008


Mi cuerpo se parece al cuerpo de un ave.
El pájaro que guardo dentro cava en mi garganta una multitud de verbos. Sacrifica mi abdomen triturando los bordes profundos.
Mi boca no puede soltar el miedo.
Crepito debajo de la noche.
Quien escribe ha palpado la enfermedad más espantosa: el miedo al abandono



6 comentarios:

Ezequiel dijo...

Todo cuerpo esconde la posibilidad de volar. Lo importante es tener
la capacidad de revelarlo cada tanto

Me gustó el poema!
Sdos
Ezequiel
www.unarazonparavivir.com.ar

luc dijo...

bravo!

palpar el temor al abandono

y el cuerpo ahi sosteniendo tanto


saludos
bellopoem

Verónica Cento dijo...

Te agradezco Ezequiel por acercarte. Estás cordialmente invitado cuando gustes.


Saludos

Verónica Cento dijo...

Todo es cuestión de palpar, Luc
Gracias por acercarte.

beshos

Natalia Molina dijo...

muy lindo tu poem, Vero, y muy lindos los comentarios
un abrazo

Verónica Cento dijo...

Gracias Nati!

Qué lindo verte. besos