domingo, 15 de junio de 2008

La conversación

El lenguaje es una piel: yo froto mi lenguaje contra el otro. Es como si tuviera palabras a guisa de dedos, o dedos en la punta de mis palabras. Mi lenguaje tiembla de deseo. La emoción proviene de un doble contacto: por una parte, toda una actividad discursiva viene a realzar discretamente, indirectamente, un significado único, que es "yo te deseo", y lo libera, lo alimenta, lo ramifica, lo hace estallar (el lenguaje goza tocándose a sí mismo); por otra parte, envuelvo al otro en mis palabras, lo acaricio, lo mimo, converso acerca de estos mimos, me desvivo por hacer durar el comentario al que someto la relación.

Roland Barthes
"Fragmentos de un discurso amoroso"

5 comentarios:

Gabriela Carrión dijo...

precioso fragmento...
todo ese libro me ay!

el erotismo!

Natalia Molina dijo...

Adoro ese libro de Barthes, gracias por poner este fragmento en tu blog.
Un abrazo

Verónica Cento dijo...

Sí, todo ese libro....

Todo ese libro se las trae, Gaby

besos!

Verónica Cento dijo...

Nati:

Ya somos tres quienes adoramos al libro. Es en verdad hermosa la forma en que aborda el erotismo el señor Barthes.

Un besote

Jota dijo...

me encanta ese libro...es para leerlo y volver y volver cada vez.