domingo, 28 de octubre de 2012



Un domingo enrevesado. Desayuno en la cama, mientras miro una peli cursi que disfruto. Me anima a comenzar el día. Café muy caliente que cae en el edredón: mi cama es un paraíso de cafeina. Menos mal que no tocó a Clarice y su Agua Viva. Agradezco esta sensación de pequeña plenitud, a pesar de que los últimos días fueron tan oscuros y tristes. A veces un instante a solas puede iluminar más que una vida entera. Quererme sin preguntas ni respuestas. Descansar la cabeza en la almohada y organizar los poemarios viejos, sucios y anónimos. También todo eso es mío. Ahora a darle forma para lanzarlo al vacío del mundo. Un domingo que atraviesa una línea sombría: mi rostro aún sin lavar, ojeras y lagañas visibles al mundo. El pelo enmarañado, la cama y el desorden del siglo. Hoy es domingo y hay que disfrutarlo. 

miércoles, 24 de octubre de 2012




Aproximarme a la biblioteca y pensar cuáles libros debería cargar conmigo para siempre. La tonta lágrima se derrama al iniciar el acto del sutil acomodo: primero me llevo a Clarice, eso no hay duda, pero luego se arriman otros rostros, otras voces tan queridas, que la piel se eriza de pensar en elegir algunos y descartar otros. Junto los catorce libros de Clarice y hago un montoncito, un cuadrado donde ella existe y respira y es muy mía para siempre.
Mirar de cerca la biblioteca, pequeño rincón íntimo, y querer llevarla toda conmigo. Los viajes y los libros no pueden ir de la mano, pareciera existir un imposible entre estos dos, y la obsesión mía por juntarlos, hacer lo posible porque ellos funcionen de la mano.
Aproximarme a la biblioteca y permitir el llanto desbordado, la voz detenida, la angustia por no saber cuándo es el momento de recoger la siembra.

viernes, 19 de octubre de 2012

Corazón negro como roca muerta

viernes, 12 de octubre de 2012

al fondo
donde todo es grisáceo
corre un agua salvaje que lo inunda todo 
y a todo lo hace fértil
allí crece una casa que es muy mía
su rincones carcomidos por las ratas
el espejo que es signo de abandono
ese rostro tierno ya no existe
ni de frente ni de perfil
solo cuando tomo una vela
y las manos hacen fuego
iluminando el interior de estos huesos
los señalan, los invitan al convite con el cuerpo

mucho más al fondo

el patio de cuatro paredes
insiste en merodear el sueño
del hombre que duerme solo
mucho más atrás crece la muerte
pero mucho más adelante
se está gestando la vida

miércoles, 3 de octubre de 2012



y vino la lluvia, tardía, y empapó todo
quedé llena de humedad
lágrima tras lágrima
mías
qué hago con esta inmensidad
¿cómo la transformo?
tanto diluvio
y las manos se tornaron gruesas
se miraron confundidas
y se dijeron al oído
"esta piel ya está muerta"
y comezaron a arrancarse
la cáscara
era de pronto un rasguño de dedos
desatados y locos
un abrir y observar de cerca el hueso roto
la profundidad partida
las tijeras a un costado
cual si fuesen el instrumento perfecto
para cavar
entre la carne

en busca de la ansiada
belleza

.....