en Caracas llueve y llueve sin parar
belleza húmeda
escribo
y el ojo queda prendido del trueno
su grito adormece al oído
y el miedo se acobija desnudo
entre las manos
llueve
y el verde
de pronto
en el cuerpo
y mi casa con aroma a tierra mojada
a pies descalzos cruzando el río
de la sequía a la humedad
de la aridez a estas ganas de escribir
de tatuar
de forma precisa
el encandilamiento lluvioso
el caudal en la mirada

la precipitación

Comentarios

mauricio rey ha dicho que…
Poema-fotografia de Caracas, pero mas de ese ánimo que lleva a escribir cuando contempla la naturaleza.
Un gusto leerte!!!
Cailatana Editores ha dicho que…
Algo así, Mauricio. Gracias por tu lectura. Abrazo

Entradas populares de este blog

Fragmentos de la crónica "Baños de mar" de Clarice Lispector

Poemas de Patricia Guzmán

"Es injusto" de María Auxiliadora Álvarez