cuerpo que tiembla
de tanto buscar el habla
y maldecir la lengua
los ojos mordidos
por el seno erecto
braman delicadamente
de adentro hacia lo bárbaro

lo cruel es enmascarar el nombre
tapiar el rostro que muge
desde la realidad desconocida

desatada mi lengua
despierto por fin
del desierto
la boca reseca
relame/revive
la humedad del augurio
un tenue brillo tienen mis labios
pero hablar no pueden

cuerpo que tiembla
manos carcomidas
y piel elástica
y acompasada a todo este dolor
el vértigo es apenas un columpio
donde me arrojo todos los días

henchidas
estas manos
no paran de escribir
y el temblor
la inocencia
de que se acabe
que algo interrumpa el incendio

poesía es también esta endereza
el asombro de reencontrarme con las palabras
detenerme en el llanto comedido
aluvión
remembranza de lo que alguna vez fue
un relámpago
suntuoso

y ya no existe

Comentarios

romina ha dicho que…
ese final, escalofrío...
muy bueno, vero

abrazo
Verónica Cento ha dicho que…
Qué bueno verte. Hace tiempo que no cruzamos palabritas. Esto es parte de una serie de tres poemas que los escribí de un tirón. Luego los subo. Abrazos
Javier F. Noya ha dicho que…
Para qué detenerse, me pregunto, frente a lo que no existe, sabindo que lo que existe es esa sensación de fruta abierta cuyo zumo fluye por las grietas de la incertidumbre...Seguir entonces es imperativo, como si fuera una condena. Besos.
Verónica Cento ha dicho que…
La incertidumbre es un deseo imperativo al parecer, Javier.
Gracias por seguir estando ahí.

Beso

Entradas populares de este blog

Fragmentos de la crónica "Baños de mar" de Clarice Lispector

Poemas de Patricia Guzmán

La mansa alegría (Fragmento) Clarice Lispector.