sábado, 11 de junio de 2011

hoy el cuerpo mismo llegó al hartazgo
a la imposibilidad
de que las manos profundicen en la propia piel
los círculos ahuecados que se abren
se cierran al mínimo contacto con los dedos
se cuartean pero no dejan espacio/y la sangre
que cae a borbotones por las piernas
cerradas o abiertas/el dolor es el mismo
el vientre hincándose sobre mí
patas arriba/torciendo su cabeza

hay días como estos
en que uno coloca su vértice bajo el agua
y el chorro sube y baje/por un mismo ducto
y ante el contacto con la humedad
el cuerpo tiembla/se balancea/se emociona?
de pronto me digo que estoy bien
que el cuerpo está por fin limpio
por dentro y fuera
y de pronto/algo vuelve a romperse
algo minúsculo
y el ruido deja sorda a la lengua
y un líquido entorpece el día
y todo vuelve a comenzar

y ni una caja de pastillas
puede salvarme