Primavera.

Caracas, 21 de septiembre.

Día de la primavera. Allá. En el sur han comenzado a crecer las flores, y los árboles se vislumbran reverdecidos. Las calles comienzan a tener otros rostros. Las personas caminan y miran los árboles, el césped, las flores que están por retoñar, mientras los niños juegan a la vida. Quiero salir a caminar por esas calles. Pero esta distancia es tan real, que puedo tocarla. La escribo en voz alta, aunque la letra se plasma en un silencio nocturno. Quisiera yo estar allí entre esos árboles, mate de por medio, mirando el cielo de Córdoba. La nostalgia agoniza a pocos días de que mi avión aterrizó en Caracas. Siempre me sucede lo mismo: antes y después de regresar.
No hace falta escribir sobre la primavera de Córdoba. No sirve escribir sobre una estación que está allá, del otro lado, mientras yo la nostalgio desde este otro. Sólo serviría si aún estuviese allá, de incógnito, y muy a pesar mío, pudiese atravesar cada árbol, y pudiesen ellos quedarse en mí, para siempre.
Escribo sobre el sur. Lo añoro tanto que la voz me tiembla al recordarlo.
De repente pienso en las amigas que dejé, y en aquellas otras que se sumaron instintamente al corazón. No hace falta que las nombre. Ellas saben quiénes son.
De repente añoro y escribo. También me quedo en silencio y escucho el murmullo. No tengo mucho qué decir, las palabras se me han vuelto en contra.
De repente pienso que allá, hoy, por fin es primavera.

Comentarios

María Evangelina Trabucco ha dicho que…
pero quizás, sólo quizás, si caminaras entre estos árboles y las ventiscas y los treintaypico de un día y los dieciocho con lluvia del siguiente y las hormonas con patas supurando las calles y las florcitas con sus pólenes y alergias... ves? es todo cuestión de visión... lo que hubiera dado hoy por estar a una distancia real.
besos
mauricio rey ha dicho que…
Veronica, que sentido es lo escrito en tu posteo.Me gustó eh!!! debe ser dificil mantener el equilibrio,digo la voz se quiebra cuando uno extraña un lugar y lo nombra.
Por cierto, cada vez que estoy en otro lugar,la añoranza por mi Santiago del Estero es inevitable, imagino que para quienes viven hace años en la gran urbe debe ser mas doloroso.
Besos!!!!

m10
Jota ha dicho que…
que hermoso Vero,me emocionó. Todos añoramos un lugar y de él probablemente no nos desprendamos nunca. En portugués se dice SAUDADE. Seguramente lo sabes y un poco esa palabra suena en este texto.
Besos enormes, de nuevo leyendote!
Rogelio Jarquín ha dicho que…
Sigo pasando y posándome por tu mundo. Sigo y sigo dejándome ir en ese balanceo que perfuma y ayuda a navegar

Entradas populares de este blog

Fragmentos de la crónica "Baños de mar" de Clarice Lispector

Poemas de Patricia Guzmán

La mansa alegría (Fragmento) Clarice Lispector.