miércoles, 9 de junio de 2010

Será que ella armada con otro rostro se aventura a hablarme al oído, con esa voz que ya no es la suya, con los brazos agitados como en busca de oxígeno, con el vientre partido de arañar de forma excesiva el papel gris, y con un olor rancio en la memoria, como si un frío gélido hubiese espantado los pájaros de su voz.

6 comentarios:

Javier F. Noya dijo...

Algo nos espanta y como fantasma lascivo aterroriza hasta nuestra inspiración. Igual, del horror será el arte, pues el arte es así. Saludos.

Jorge Ampuero dijo...

Creo percibir aquella otra voz que nos habla y escribe desde otra profundidad que no nos es ajena.

Saludos...

V a v o dijo...

Sabes? pasé por aquí fuertemente atraído por el título del blog. Cuantas veces amé por vengarme. Suena mal, pero no sé, en la práctica no tanto.

Una voz sin pajaros se me antoja aun peor que un vientre partido. Lo bueno es que "aun surge del dealiento el aire de una canción".

Saludos.

Verónica Cento dijo...

Gracias Javier, Saludos.

Verónica Cento dijo...

Algo de eso hay, Jorge. Qué gusto volverte a ver por acá. Saludos.

Verónica Cento dijo...

El título es de un poema de Cristina Peri Rossi. No he podido encontrar unos mejores versos como título para el blog.
Gracias, Vavo, saludos.