martes, 23 de febrero de 2010

con estas manos
que ya no tiemblan
te escribo

no vuelvas
porque tu ausencia
ya no importa
alguna vez fue herida
y lo acepto
pero con el tiempo
se ha convertido
en polvo
que no deja marcas

el corazón ha tomado otro rumbo
y espero que no te duela

2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Versos precisos y filosos.

Saludos...

Verónica Cento dijo...

Gracias, Jorge.

Un abrazo