miércoles, 20 de enero de 2010

Esto somos

esto somos
fuegos tristes
playas desiertas
bocas grandes e inertes
que hablan de la muerte
que viene de noche

eso fuimos
puñado de relojes rotos
detenidos en primavera
grietas del tiempo

mientras el mar
observa desde un fondo
solo y apagado
e interroga
a estos senos
que hablan lenguas de otro tiempo
que precisan el dolor y el miedo
de estar varados en orillas
desconocidas

hablan del espanto de escribir
sobre la arena
y que el agua borre y transfigure
los recuerdos

hablan
desde ésta oscuridad que existe
en mis ojos y en los tuyos

y que parpadea

4 comentarios:

Jota dijo...

Vero, qué bueno que estes muy Marai. ¿Viste lo que es? También estoy entrando en su mundo!
Te mando un beso grande

Verónica Cento dijo...

Viste, Jotita? A mí me encanta. Besotes!

Federico J. B. dijo...

Es de lo más lindo que te oí che. Muy, muy bueno. Me quedan rebotando de costilla en costilla:
"mientras el mar
observa desde un fondo
solo y apagado
e interroga
a estos senos
que hablan lenguas de otro tiempo"

y

"hablan del espanto de escribir
sobre la arena"

Felicite vu che. En serio muy lindo. Abrazo.

Verónica Cento dijo...

Gracias, Fede!

Un gustazo verte por acá. Gracias por el piropo literario? :-)

Un besote