miércoles, 21 de octubre de 2009

contenido este músculo escribiente
sólo resta balbucear frente al papel
con miras de que la palabra
infiltre su seno más voraz
y nos enfrente

1 comentario:

tomás dijo...

un mago el que encuentre la manera de obligar a las palabras. las mías se dan vuelta y hacen lo que les viene en gana.