domingo, 19 de julio de 2009

Su boca ha olvidado cómo escribir un buen poema, quizás porque nunca lo escribió.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

buen punto de ver lo que jamás existió. la palabra perdura al escribir y jamás se olvida solo que hay veces que no la podemos recordar...

don Anónimo dijo...

(mirando de reojo a su camarada... saludo cortito de la cabeza)

viste que no éramos malos?

Verónica Cento dijo...

yo sé que no eran malos, en realidad suelo ser así, primero espío, con mucha cautela al otro, luego avanzo en puntas de pie. Un muy buen amigo dice que me muevo como los gatos. Evidentemente algo de eso habrá...lo irónico del asunto es que los gatos no me gustan demasiado, y me parezco a ellos. Bu!