jueves, 21 de mayo de 2009

Seca, seca, seca de palabras. Más seca que la muerte.

No hay comentarios: