miércoles, 1 de abril de 2009

Rescatado

un cuerpo indeleble
transpira
y sumerge
el violento miedo
en las aguas del leteo

qué hace una mujer
a las dos de la mañana
escribiendo sin parar
los miedos de su memoria

por qué escribe rozando
la serenidad de la noche
despertándola de su gran sueño

por qué calla la palabra
en la boca
como si esa ranura ocular
fuera a devolverle la sonrisa

y como si ese cuerpo
fuese algo más que un simple bosquejo
casi como aquella casa deshabitada
que mira al mar

8 comentarios:

Rubén Darío Carrero dijo...

El titulo de tu blog es una respuesta en si misma donde no habita ya nadie porque todos tienen miedo, yo lanzo piedras al vacío para escuchar su eco...perpetua heredad de los ecos.

Leerte fue un secreto que habló de noche, realmte fue de noche a la hora de tus relojes; pero no pude ir más allá de tí, de tú historia, de tú cotidianidad, de tus manos, de tus convencionalismos, ni siquiera fueron las palabras, fuiste tú y tantas veces tú en tus silencios.

(Escucho)

Gracias por tu comentario Verónica Cento. ¡Qué bueno saberte!

Gerardo Carvajal dijo...

llorar en medio de signos de interrogación invisibles.
buenos tus versos.

doble visión dijo...

una mujer que escribe sin parar los miedos de su memoria, intenta recordar su futuro más lejano para hacerlo realidad...

marcelo
;)

nano dijo...

.:.

es difil no sonreir después de leer estos versos (hagan la prueba):

"por qué calla la palabra
en la boca
como si esa ranura ocular
fuera a devolverle la sonrisa".

cool...

.:.

Verónica Cento dijo...

Gracias Rubén por este comentario que no tiene desperdicio alguno.
Nos leemos. Saludos

Verónica Cento dijo...

Gracias Gerardo por tu lectura.
Saludos.

Verónica Cento dijo...

Gracias Marcelo. Es un gusto verte por acá. Abrazos.

Verónica Cento dijo...

Gracias Nano.
Pasaré por tu blog.
Saludos.