viernes, 20 de febrero de 2009

Susana Thenón

ELLA DE MADRUGADA
(ella se tocó las manos).
De madrugada, apenas.
Ella recuerda que nada importa
aunque su sombra siga corriendo
alrededor de la noche.
Algo se detuvo en algún momento,
algo marchaba débilmente
y se detuvo en algún momento.
Ella tembló como un sonido
congelado entre los labios de un muerto.
Ella se deshizo como un recuerdo
convocado hasta la saciedad.
Ella se inclinó sobre su respiración
y comprendió que aún vivía.
Se tocó la libertad
y la dejó escurrirse como una pequeña noche.
Se anudó la angustia alrededor del cuello
y recordó su color extraviado.
Ella mordió a ciegas en la oscuridad
y escuchó gritar al silencio.
Y aprendió a reírse
del olor a tiempo que despedía su sangre.
De noche
(ella se cortó las manos).
De noche, apenas.
Ella recoge su pequeño crepúsculo.
Ella sueña en la erección de la rosa.



Susana Thenón. Argentina , 1935-1991. Poeta, traductora y traductora.

7 comentarios:

Cris Cam dijo...

Si claro,

....los males
de la womanidad

está borracha la puerca..

Gavriela dijo...

guau!
pegó fuerte la Thenón!!!
Todos andan ahora leyéndola!

Verónica Cento dijo...

¿Y el poema? yo que esperaba un poema como siempre lo hacés, y vos colocando unas palabras a la woman...:P besos.

Verónica Cento dijo...

Sí Gaby! No la conocía en verdad. Gracias por permitir descubrirla. Besotes. Suerte en el oral.

Ramonita dijo...

Acá siempre hay buena poesía para leer.

Un beso!

Verónica Cento dijo...

Gracias Ramonita por esas palabras! Acabo de conocerla a Susana. En verdad que me gustó mucho. Me gustaría conseguir algo de ella cuando vuelva a Argentina. Un besote!

Cris Cam dijo...

Bueno,esta bien, no se enoje...



Ella terminó de verse en el espejo,
tenía el rush corrido por el pico del champán...

una cierta boludita la había declarado vieja,
¿qué e esso de desparamar pé talos tam temprano?
¿que e ese westido blan co a tan pocos díass de una cuna?
Bueno, yasstá!

Le dijo al gordo
que miraba orgulloso a la del vals.
Lo tomó de la mano
y se escondieron de los brillos
por un rato.

Fueron a refregarse sobre aquel viejo pilar
donde
según sólo dos recuerdan
esa estrellita de blannco
vino a tierra.

Y ahora también,
vistiendo strass,
bailando a strauss
otra con struss...