lunes, 6 de febrero de 2012

no escribo desde hace meses
y me duele un tanto en la cercanía de los huesos
como ese dolor punzante que no deja mover
los dedos ni las piernas
algo dentro se paraliza
es la lengua
que se dilata por la mañana
y dulcemente arroja sus conjuros
es el miedo
el abandono
el miedo al fracaso
sin embargo
esa sensación de poca gallardía
que todo penda de una palabra
dicha o silenciada
pero es esa palabra
que dará fluidez a las emociones

no escribo desde hace meses
porque no puedo
mis manos están cansadas
la espera
la arrogancia
a veces
y la manía de no escribir
porque ya todo está dicho
y mezclado entre otras voces
y ese dolor que tiembla y aterroriza
que me dice que no, que no, que no
y a veces que sí, que sí se puede
la misericordia
la bendición del mate tempranero
la mirada de sus ojos a mi escote
el beso y su adormecimiento crónico
la escritura silenciada
eso
el verbo que muge pero yo no lo dejo ser bravo
yo, que no le permito salir al mundo
yo, desesperanzada
escribo
sola
por fin

9 comentarios:

Anónimo dijo...

extrañaba tus escritos, siempre es bueno leerte. un abrazo, vero

Verónica Cento dijo...

Gracias anónima, aunque creo saber quién sos.

Andaba perdida, pero creo que volví al paraje húmedo.

Abrazo

María Elisa Vera dijo...

Renacidas...
Por aquí ando. Besos.

Verónica Cento dijo...

María Elisa

Qué gusto verte.

Besos

mauricio rey dijo...

Escribes y desmenuzas mundos, cantas silencios.Escribes y haces que exista la belleza.
Un gusto leerte.

Verónica Cento dijo...

Mauricio, el gusto es mío de verte por acá.

Un abrazo

mabel casas dijo...

verónica, siento este poema tan universal y tan intimo, los silencios les pasan a las gentes, a mi a vos,se quiebra la palabra...
se empuja se pide que salga
no abre la boca a veces ni masculla
de pronto se desata
escribe
la mano desenrrieda
la mente se esparce en el río de la hoja
y en soledad se logra parición..
mucha belleza en tu poema!!me encató leerlo,identifica, dispara pensamiento, iguala situaciones en quien lee
besos amiga!

Verónica Cento dijo...

Mabel, te agradezco por la lectura y tus palabras. Abrazote virtual.

'-.-' dijo...

:) y que vuelta, grosa