miércoles, 12 de mayo de 2010

ante lo acontecido
su boca se cerró
como una estampida
y un silencio rotundo
tronó entre ambas

para siempre

6 comentarios:

Barbie! dijo...

Vas.
navegando
atrás,
adelante.

Surcando ese abismo
entre ellas.

María Evangelina Trabucco dijo...

"su boca se cerró como una estampida", la intensidad de lo no dicho... eso que se acumula en el pecho y rebalsa por los ojos, no?
(paso por aquí porque no la veo más por otros lados, snif)

V a v o dijo...

tan rotundo que todavia rebota por los rincones de la distancia.

Verónica Cento dijo...

Aún me cuestiono si ese abismo aún es transitable. Gracias Barbie.

Verónica Cento dijo...

Es así, Eva, se acumula en el pecho y sale por los ojos y por las bocas, de manera tempestiva...parece que es difícil domar ciertas emociones...


sí, ando perdidísima.....para que me extrañe!

Verónica Cento dijo...

Sí, Valvo, y sigue doliendo.