lunes, 7 de diciembre de 2009

no hay tarea más absurda
que combatir el temblor del pulso
cuando la palabra
surge de estas manos
cual si fuese un río desbordante

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

En los cauces de este río desbordante podemos reconocernos.

Saludos...