la palabra más terrible
y más hermosa
es esta que se arrincona
entre ceja y ceja
y no permite
que el sueño
se vuelva fuerte
ni que las sábanas
transpiren hambre
ni que la noche
se vuelva oscura

Comentarios

igne fatui ha dicho que…
te encontré no se en que blog y vine al tuyo... me gusta lo que escribes así que procedo a agragar tu link en el mío

saludos!
Anónimo ha dicho que…
curioso
intrigante
bello
y hasta sutilmente melodramatico
gustar
7800
Verónica Cento ha dicho que…
Gracias, Igne. Prometo pasar por tu blog. Saludos.
Verónica Cento ha dicho que…
Gracias, 7800.

Paso luego por tu blog.

Saludos.

Entradas populares de este blog

Miedo de la liberación, de Clarice Lispector.

Algo de Julio Ramón Ribeyro