lunes, 1 de diciembre de 2008

Habíamos quedado en no llorar
vos derramaste tres lágrimas superfluas
me desgarraste
mojaste mi café y mi palabra

inundaste mi escritorio
ahora me dan muchísimas ganas de dejarme ir.

Luego nos fuimos vos por tu lado
yo por mi cuenco.

Aún mi escritorio sigue sin tinta
aún mi palabra sangra agua de tu vientre
y el café me parece insulso desde ese día.
desde esa muerte.

(2001)

11 comentarios:

l. dijo...

hola vero
saludo bloguero
e invitacion a leer una novelita cortisima que empece a poner en los coleoptero

salut!

Georgia dijo...

A veces se incumplen los acuerdos, entonces llega esa primera lágrima y ya nada vuelve a ser igual, ni siquiera el café

excelente Vero

un super abrazo

Giovanni-Collazos dijo...

Buena poesia, me agrada. Recien descubro este blog y veo una buena poeta.

Un saludo.

Gio.

La escribiente diurna dijo...

Luc!


pasé por tu blog y leí la novela. Te dejé un comentario allá. besos

La escribiente diurna dijo...

Georgia:

Este poema tiene muchísimos años. Le coloqué año 2001 pero creo que es como del 99 ahora que me puse a recordar. Tiene mucho pasado dentro, tal vez por eso me dio cierta nostalgia al subirlo. Gracias por tu constantes lecturas. Un besote.

La escribiente diurna dijo...

Gracias Gio. Voy a pasar por tu blog. Saludos.

Cris Cam dijo...

Bueno, hoy no te voy a contestar con un poema al paso sino como vos me contestaste en mi blog.
Este es un poema de aquellos!

Supongo que de los tiempos en que te llamaba mihija.com

Tiene el equilibrio perfecto para significar el dolor de una despedida pero no anclarse definitivamente en él.

La Gata Insomne dijo...

del 2001, qué bien

las lágrimas siempre cambian todo
pareen enemigas, con el tiempo
logramos entenderlas y ver a traves de ellas con más claridad

un beso escribiente

Verónica Cento dijo...

Criscam:

Si supieras que me acuerdo el porqué lo escribí en su momento, qué sentí al hacerlo, quién hizo que escribiera esas palabras...quizás para algunos sea común recordar el poema e inmediatamente recordar qué dolor te hizo escribir eso, sin embargo a mí no me sucede eso. Hay muy pocos poemas, incluidos los que escribí a mi esposito, que los recuerdo nítidamente. Concuerdo con vos: este poema tiene ese tinte de aquellos tiempos tan lindos e inolvidables...se acuerda¿?

Ojalá poesia.com vuelva de nuevo! abrazos

Verónica Cento dijo...

Gatita!


Pronto iré a tu isla. Me encantaría conocerte! Estarás por allá?

Beshotes

Dina Bellrham dijo...

Bella nostalgia.

DB