viernes, 7 de noviembre de 2008

Abra(s)zo

i

A la hora de la siesta
mi cuerpo me arroja al lecho y me enciende en llamas

no digo que mi siesta sea una llanura abrasada
pero mi cuerpo se prende
logrando que la oscuridad terrestre sea una infamia

tampoco digo que la mujer que reposa allí todas las noches
no quiera ser arrojada a las violentas llamas
por qué no
al fin y al cabo está hecha de carne que necesita encenderse

A la hora de la siesta
mi cuerpo nos arroja hacia un hades inventivo
donde ya no valen los augurios ni las promesas
sólo el pecho ardiente clamando por el amante

la luz del día convierte en máscara a la oscuridad nocturna
y el rostro del otro pierde el miedo y se vuelve lumbre

yo me enciendo a besos de una manera inhumana.

16 comentarios:

vestir la sombra dijo...

Hermoso.

Hermoso Vero,

Federico J. B. dijo...

"logrando que la oscuridad terrestre sea una infamia"
"al fin y al cabo está hecha de carne que necesita encenderse"

y pirómanamente:

"yo me enciendo de a besos de una manera inhumana."

Los fuegos en el fuego para seguir cortazareando. Lindo, sobre todo porque me acaba de dar ganas de escribir.

Saludos chamuscados.

Literatura en Murcia dijo...

Hola.
Llego a tu Blog a través de los Intereses.

Y quería saber si te gustaría colaborar en nuestro Blog de Literatura.

http://literaturaenmurcia.blogspot.com

Escribiendo cosas. Es que buscamos personas de allá del Atlántico para poder tratar más temas. Se trata de un Blog colaborativo.
Si te gusta la idea, hazlo saber y ya te cuento.

Un saludo

Carla Valdés Del Río dijo...

El último verso me suspende, es bello, de esa belleza oscura que a veces se oculta, muy bueno el poema.
Un gran saludo
y nos vemos amiga ...

Cris Cam dijo...

Perdón, en la consigna anterior no había notado, que debía ser poema. Seño, espero que eso no me signifique un aplazo, ¿no? (mientras se saca una manzana deliciosa cosechada en el Valle del Rio Negro, afanada de un container "for export").

Vamo aberkesale...
(a mi plagio, estilo "la amoladora..." me llamaron)


Cuando la caye e una brasa lo ma mejó e tirarse al pasto porque por el sobaco ni los guanacos se dejan abrasá

Ma sí, dormite de una ve, ante kel trompa vuelva a prendé el puto orno y me yeve otravé al infierno.

Bronce de mierda, kien lo abrá inbentao. ¿pa ke mierda tanta yaves?
una pa ke no le afanen el auto, la otra pal portón de la fábrica, otra pa la reja del muestrado de la framasia, esa pa que lo crio no te corten cuando está en lo ma mejó
(ojala, porke nosotro somo 7 en ese chaperío oscuro con piso de tierra y la Bety e de la ke acaban a lo grito y si no le pongo la almuada en la jeta y se dispierta la Ivi. Ma sí, uno no e de fierro, no e)

¿Y las chiquitas? Son pabrí lo sinturone de cantidá de la primcesas que suenian con un principe baliente y dispué terminam con un trolaso ke no la mueven pero la mantienen, pa terminá disfrada en loscuro de un clú noturno tratando de garrá un cacho de carne, ke no vale un pito balga la resundansia.

y blando de pito, primé yamado
Pa mi, ke lo pobre nacemo al vesre, ma ke paridos, cagados.
asi ke aura me buá al infierno ke el capatá no usa ese tenedó jigante pero te pué saka l premio.
Mejó pongo cara e piedra y me la banko, pa ke vea que en ve de lumbrí tengo sesos, y no diga ke me yevo la leche pa la Ivana

La escribiente diurna dijo...

Gracias Belkis. Un abrazo.

La escribiente diurna dijo...

Me alegro que este poema te haya dado ganas de escribir, Fede. Escribí nomás! que para eso hemos venido a este mundo;)
Un besote

La escribiente diurna dijo...

Carla:

Le hice una pequeña modificación al verso que mencionás. Le quité un "de" que le sobraba y no me había dado cuenta.
Este poema, cuando comencé a escribirlo, no le daba ni dos pesos; lo sentía débil, no sé, viste que esas cosas pasan muy seguido. Pero luego de que quedó terminado sentí que tomó fuerza por sí solo. Ahora lo siento muy mío y muy querido.
Gracias por acercarte amiga. Un fuerte abrazo!

La escribiente diurna dijo...

Criscam:

La consigna no decía precisamente poesía, uno podía crear lo que quisiera, eso era lo lindo. Mientras lograras armar algo con todo ese grupo de palabras, cualquier texto era válido.
Si te fijás en la página de pliegues-despliegues, ahí se ven los textos del grupo; muchos son poemas pero hay otros que son relatos o prosas.
Gracias Cris. Abrazos

José M. Ramírez dijo...

Mi abuelo decía que el que hace siesta tiene dos mañanas. Con esta siesta que propones serían dos noches y dos mañanas. Un beso.

NATALIA MOLINA dijo...

Vero, qué hermoso está tu blog con los cambios, qué hermosa que está tu poesía, con tu voz.
Recién me enteré que salió plaqueta librito tuyo en Esto no es una revista literaria, qué bueno compartir ese espacio con vos.
Un abrazo!

La escribiente diurna dijo...

José:

Es un verdadero gusto verte por acá querido amigo. Diría un profesor querido: "creo que la siesta se las trae..."
Un abrazo.

La escribiente diurna dijo...

Gracias Nati.

Síii, vamos a compartir el espacio en la revista. Yo tampoco sabía que te iban a publicar a vos, me vine a enterar el viernes cuando leí la entrada de Lore en su blog.

Besitos y gracias por esta linda visita.

Flores de su pena dijo...

Muy bien! como siempre...sigue escribiendo...
Yo estoy ejercitando la escritura, otra vez...he caído nuevamente en las trampas de la poesía, qué maravilla.
Sigamos quedando a la intemperie a través del poema...
Un abrazo
P.D.: me atrapó este verso "logrando que la oscuridad terrestre sea una infamia", cuánta magia nos permite el lenguaje. Ah! y se me olvidaba: tengo entrada nueva en el blog. Besos.

La escribiente diurna dijo...

Gracias María Elisa por tu comentario. Me alegra que hayas agarrado de las astas a la poesía jejeje..a escribir mucho entonces;)

Un abrazo.

Georgia dijo...

Mi madreee...que calor mujer

muy buen poema...sientes el fuego

un abrazo