viernes, 10 de octubre de 2008

Ese otro rostro

La mujer del espejo
me ha traducido un miedo en el cuerpo
casi impronunciable

Ella
casi corporal
me mira con sus ojos de lince
en espera de que hable
o deslice mis palabras
debajo de la puerta del corazón
para que logre por fin enunciar sus miedos

Pero le temo tanto a ese otro rostro
que se enfunda en el crepúsculo
y cual si fuese la espada de la sombra
propicia el juego de los espejos

Nunca nos miramos a los ojos
porque la noche arroja la oscuridad más terrible.

16 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Padezco algo parecido a este miedo
casi impronunciable e intraducible frente al espejo y al tiempo.
Un poema veraz y certero, Verónica
Me gustaría postear algo de ti y de tu poesía en mi blog, espero me autorices.

Un abrazo...

Corina Margarita dijo...

Vero...
coincido con jorge en esta idea extraña de la otredad, tan extraña y tan otra que bien propia e interna

a esa mariposa le veo águilas en las alas...

abrazos!

doble visión dijo...

Que buen tema el miedo al espejo... a verse como uno es realmente; a descubrirnos como los demás nos ven. Me gustó.

beso
marcelo

Pd. Voy a hacerte un comentario de taller de escritura. Prueba a leerlo quitando la palabra "ella" que aparece dos veces.

vestir la sombra dijo...

los dos últimos versos
le dan fuerza al poema

qué difícil es poder vernos

siempre trato

La escribiente diurna dijo...

Gracias Jorge. No tengo problemas con que coloqués algunos de mis textos en tu blog.

Un abrazo.

La escribiente diurna dijo...

Cori:

También vi las águilas! besos

La escribiente diurna dijo...

Gracias Marcelo.

Lo leeré quitando lo que me señalás. Abrazos

La escribiente diurna dijo...

Gracias querida Belkis por tus palabra. Siempre sos bienvenida a este pequeño hogar. Besos

Jorge Ampuero dijo...

Hola,Verónica. Gracias por la autorización. Te posteo en breve con algo del material tuyo que pude hallar por la web y que así tu buena poética se conozca un poquito más.

Un abrazo...

Georgia dijo...

Hermosa manera de describir ese miedo a vernos desnudos y sin máscaras;

brindo por los espejos empañados

un abrazo

La escribiente diurna dijo...

Gracias Georgia. Te mando un abrazo.

Supermamá dijo...

He llegado por los senderos de las letras y me encuentro un poema tan cercano, con la misma temática de un poema que escribí hace un tiempo, sobre los espejos y el reflejo que nos muestra de los estados del alma..

Bello poema...volveré
Un abrazo

Ceteris Paribus dijo...

Me atrapaste, Verónica.
Gracias por escribir... no te detengas!!

La escribiente diurna dijo...

Gracias supermamá! Pasaré a conocer tu blog en los próximos días. Saludos

La escribiente diurna dijo...

Gracias Ceteris.
Es un gusto leer esta clase de comentarios. Saludos

La Gata Insomne dijo...

sí qué bien dices del miedo
a la otra del espejo

un beso

y feliz cumpleaños!!!