domingo, 24 de agosto de 2008

Las sierras, 12 de agosto

El cuerpo dormido
en silencio tiembla
¿qué produce sus espasmos?

toda la oscuridad
lo trasciende
convirtiéndolo en un temblor secreto
oculto y desmedido

el aire que transpira este cuerpo
lo molerá a besos
luego
cuando el día lo apague surgirá un nuevo rostro
invencible y delator
¿qué habita en el cuerpo que vibra?

mi palabra tiembla al unísono de este cuerpo.

9 comentarios:

doble visión dijo...

Me quedo este CERO...

Adoro este tipo de texto que rezuman suavidad y calidez.

marcelo

Jota dijo...

me suena que tu viaje, desde hace mucho, se fue hacia todos los lados.

igual buenos viajes nuevos!!!!!!!
besot

Jorge Ampuero dijo...

Siempre he creído que habitamos en el alma de las palabras.
Buen poema.

Un abrazo...

principio de incertidumbre dijo...

¿cambio de registro, vero?
igual, se nota que hay una inscripción tuya.

Muy bello.

Sobre todo el final.


:)

Verónica Cento dijo...

Gracias Marcelo.
Respondo poco los comentarios debido a que estoy de viaje, pero me tomarè el debido tiempo a mi regreso para curisear cada blog.

Gracias por tu vuelta. Saludos!

Verónica Cento dijo...

Jotita:

Es un gustazo verte por acà. Gracias por tus palabras. El viaje estuvo desde todo punto de vista perfecto.

Un abrazo

Verónica Cento dijo...

Gracias Jorge por esta visita. Saludos

Verónica Cento dijo...

Lore:

Con respecto al cambio de registro, no sé, tal vez sea el movimiento y el trajín que conlleva un viaje en general. Qué sé yo, el cambio de perspectiva, lecturas nuevas, aunque yo no me siento un nuevo registro. Pero seguro que algún condimento extra tiene;)

Besos

Corina Margarita dijo...

simplemente hermoso...

las sierras nos despiertan cosas nuevas, cuando las vemos de nuevo...

besotes, vero!