miércoles, 25 de enero de 2012

Si Acaso, de Wislawa Szymborska

Podía ocurrir
Tenía que ocurrir
Ocurrió antes. Después.
Más cerca. Más lejos.
Ocurrió; no a ti.

Te salvaste porque fuiste el primero
Te salvaste porque fuiste el último
Porque estabas solo. Porque la gente.
Porque a la izquierda. Porque a la derecha.
Porque llovía. Porque había sombra.
Porque hacía sol.

Por fortuna había allí un bosque.
Por fortuna no había árboles.
Por fortuna una vía, un gancho, una viga, un freno, un marco, una curva, un milímetro, un segundo.
Por fortuna una cuchilla nadaba en el agua.

Debido a, ya que, y en cambio, a pesar de.
Qué hubiera ocurrido si la mano, el pie,
a un paso, por un pelo,
por casualidad.

¿Ah, estás? ¿Directamente de un momento todavía entreabierto?
¿La red tenía un solo punto, y tú a través de ese punto?
No dejo de asombrarme, de quedarme sin habla.
Escucha
cuán rápido me late tu corazón.

2 comentarios:

Teyalmendras dijo...

Mi corazón sí que late, entre palabras... tus palabras.

Acabo de tomarme un ratito en tu blog y lo sentí agradable, me gustó.

Saludos almendrados ;)

Anónimo dijo...

"¿Ah, estás? ¿Directamente de un momento todavía /entreabierto?
¿La red tenía un solo punto, y tú a través de ese /punto?
No dejo de asombrarme, de quedarme sin habla.
Escucha"

ay, wislawa. y la escritura silenciada, cuando sale, uf