este cuerpo
no reviste ni viste de luz
se aquieta en las tardes
y calma el susurro de muerte
aterido frente al espejo

a veces no quepo en su urdimbre
y juega mi boca la danza del crepúsculo

tiene esa marca despiadada del silencio
posee esa sombra anochecida e inviolable
que lo duerme todo

y apaga hasta el nombre

Comentarios

Jota ha dicho que…
¡cómo será apagar el nombre?
Verónica Cento ha dicho que…
¿Qué peligro, no?

Besos, J
María Evangelina Trabucco ha dicho que…
VERO!! DE NUEVO LEYÉNDOTE, QUÉ AGREGAR? (ME VOY A TOMAR MATE CON PEPERINA, JA!)
Verónica Cento ha dicho que…
Nena, por fin volviste al ruedo. Tengo mucho que hablar con vos. Besotes.

Entradas populares de este blog

Poemas de Patricia Guzmán

Fragmentos de la crónica "Baños de mar" de Clarice Lispector

La mansa alegría (Fragmento) Clarice Lispector.