lunes, 31 de agosto de 2009

Bien sé yo que si trepando la escalera del número 303 se hubiesen asomado todos ellos a la habitación de Adán Buenosayres, la presencia del héroe dormido les habría inspirado un generoso silencio, máxime si hubieran sabido que Adán, vuelto de espaldas al nuevo día, desertor de la ciudad violenta, prófugo de la luz, al dormir se olvidaba de sí mismo y olvidándose curaba sus lastimaduras; porque nuestro personaje ya está herido de muerte, y su agonía es la hebra sutil que irá hilvanando los episodios de mi novela.

"Adan Buenosayres"
Leopoldo Marechal

viernes, 28 de agosto de 2009

I

Vuelvo de una noche que no fue más que un sueño oscuro, un remolino de ir y venir de forma constante. Sueño que tengo un cuerpo habitado por la noche, un cuerpo que muge, que grita, y que ansía que alguien lo replete, lo bese, lo habite de la única forma en que puede ser un cuerpo habitado. Vuelvo de una noche carente de entusiasmo. La distancia de esta boca que habla con la palabra misma es de cuatrocientos kilómetros a la redonda. Mi boca pronuncia, emite sonidos, pero siempre en sueños las palabras son pájaros que se liberan, que surgen de mí, y que salen desprendidos hacia otros. Mi boca sueña que puede decir palabras que cambian realidades pero en el sueño la realidad es la misma; porque hay alguien que sueña y siempre soy yo. Por eso necesito buscar espejos en los sueños para mirarme en ellos y reconocerme. Porque a veces sueño que soy otros.
Vuelvo de la noche, habitada y taciturna.

martes, 25 de agosto de 2009

Esa oscuridad que avanza apenas como un súbito temblor de boca, casi como un párpado del rostro que nos mira desde esa otra sombra, también maligna, pero ferozmente hermosa. Esa sombra tan huraña y ajena que nos duele en el cuerpo, esa que atraviesa con furia el camino pedrogoso sólo para arrancarme del sueño y besarme los ojos grandes; sólo alarga su cuerpo y me toca, y me dice palabras al oído que dicen mucho más cuando se pronuncian entre murmullos.
Esa oscuridad que es apenas entendible, esa que entra raudamente y rompe con todo lo acordado, está aquí hoy sentada a mi mesa.

lunes, 24 de agosto de 2009

Hurgando borradores

Tengo una sequía que para qué contarla. Mejor hago silencio. Estoy segura que la palabra comenzará a oírse como un gran tambor dentro del cuerpo. Cuando quiera hablar, no resistirá la tentación al murmullo. Entonces yo tendré otra razón para enfrentarme una vez más con el simple y llano papel en blanco. Total el masoquismo ya forma parte de mi personalidad.

sábado, 22 de agosto de 2009

Un poema de Juanele.

SÍ, MI AMIGA...

Sí, mi amiga, estamos bien, pero tiemblo
a pesar de esas llamas dulces contra Junio...

Estamos bien... sí...
Miro una danzarina en su martirio, es cierto,
con los locos brazos, ay, negando la ceniza
y el crepúsculo íntimo...

Estamos bien... Cummings que se va, muy pálido,
al país que nunca ha recorrido,
mientras Debussy enciende el suyo, submarino...

Estamos bien... Pero tiemblo, mi amiga, de la lluvia
que trae más agudamente aún la noche
para las preguntas que se han tendido como ramas
a lo largo de la pesadilla de la luz,
con la vara que sabes y la arpillera que sabes,
en las puertas mismas, quizás, de la poesía y de la música...

Estamos bien, sí mi amiga, pero tiemblo de un crimen...

Cuándo, cuándo, mi amiga, junto a las mismas bailarinas del fuego,
cuándo, cuándo, el amor no tendrá frío?

viernes, 21 de agosto de 2009

miércoles, 19 de agosto de 2009

domingo, 9 de agosto de 2009

Mi querida Córdoba, ¡cuánto te extraño!








De una manera extraña siempre necesito volver a vos, Córdoba linda. Siempre vuelvo, a pesar de que no hayas sido precisamente la ciudad que me acunó entre sus brazos. Y siempre que vuelvo, no me quiero ir, siento que el corazón quiere plantar bandera en ese lugar, porque allí fuimos muy felices los dos.

viernes, 7 de agosto de 2009

estoy
en esa condición de mujer silente
que no sabe
que ya no tiene
las ganas necesarias
para tomar la pluma y el papel
y arrojarse en ellos
como si de un mar se tratara

casi innombrable
casi yerta
estoy en ese estado de no saber
cómo expresar tanto miedo
tanto miedo a la muerte del amor
tanto miedo a la muerte del cuerpo

estoy
en esa condición de pérdida
leo libros, hojeo revistas,
de vez en cuando escribo un par de poemas
pero mi mente no está allí
es como si ambas nos hubiésemos desprendido
de este cuerpo
y cada una está en otro lado
viviendo cosas diferentes
hablando idiomas inentendibles para la otra
casi como si alguna de las dos estuviese muerta
sepultada en alguna otra tierra que no es ésta precisamente

estoy
en un estado de coma literario.

jueves, 6 de agosto de 2009

escribir con qué lenguaje toda la palabra
esa
que urge por salir
que ruge
que muge
que araña
encendida
las paredes de esta boca
que ya no dice mucho
porque no sabe distinguir
las buenas palabras de las malas
y que simplemente se acuesta
a la hora de la siesta
en espera de que alguien venga
sigilosamente
y al oído
le diga grandes verdades

miércoles, 5 de agosto de 2009

mi boca
es un animal somnoliento
casi inútil
que duerme en mi lengua

sus palabras
comulgan
sobre una terrible
lucidez

y para evitar la ceguera
o el silencio impreciso
abre la puerta
a su soledad

domingo, 2 de agosto de 2009

volver o no volver
hacia el origen
ese que nos duele
y nos arranca
del abismo interminable
de sentirnos solos
y desprotegidos
en toda la tierra