martes, 30 de junio de 2009

Cuando quiero escribir y sólo vienen silencios...

Cuando quiero escribir y solo vienen silencios
surgen de mí palabras rotas
fragmentadas
como si dentro de todo este cuerpo
hubiese escondido aquello otro
que no puede decirse con palabras.

Hago intentos verbales
para bordear este sentimiento de soledad
pero nada de lo que escriba justifica
estas manos que giran sobre esta mesa
estos dedos que buscan venganza
y rayan papeles con tinta rancia
para otorgarles oscuridad.

Nada de lo que digan o hagan las palabras
impedirá que coquetee con esta muerte
invisible y ridícula

cuando quiero escribir y sólo surgen silencios
la boca se anticipa y muerde al deseo
y la palabra muerta
se ahorca en mí

viernes, 26 de junio de 2009

Algo de Julio Ramón Ribeyro

"Un amigo es alguien que conoce la canción de tu corazón y puede cantarla cuando a ti ya se te ha olvidado la letra. Los amigos desarrollan en nosotros nuestras virtudes potenciales. Una persona sin amigos corre el riesgo de no llegar jamás a conocerse. Cada amigo es un espejo que nos refracta desde un ángulo distinto. Cada amigo crea en nosotros una zona de contacto, un campo propicio al desarrollo de un determinado tipo de amistad. Es por ello que podemos tener dos amigos íntimos que no lleguen jamás a comprenderse entre sí. Perder un amigo significa muchas veces neutralizar un sector de nuestra personalidad".

Julio Ramón Ribeyro
Cuentista peruano. "La tentación del fracaso". Diarios.

domingo, 14 de junio de 2009

Ya no

ya no creo en el nombre de este cuerpo
ni en sus diluvios ni en el ropaje amargo
ni en sus periplos por el verbo
ni en sus rostros cenicientos de hermosura

ya no creo en el deseo verbal
ni en las venas abiertas por devorar otro cuerpo
ni en los besos ni en los bordes ni en los límites
de la palabra

sólo creo en esta mujer
que frente al espejo
se observa como quien mira a cualquier desconocido
y se pregunta
dónde está su rostro
porque el del espejo no le pertenece

ya no creo ni en el deseo ni en la mordida